jueves, 21 de mayo de 2015

Smitha Gilbert

Hyderabad, India

Provengo de una familia de clase media, nací con la enfermedad de Perthes, la cual me fue diagnosticada en su última etapa, a los 10 años, cuando mi pierna había dejado de crecer y empecé a cojear.

Los doctores dijeron que era una enfermedad incurable y que todo mi cuerpo crecería a excepción de mi pierna izquierda, la cual se mantendría del mismo tamaño que era en ese entonces. Básicamente estaría discapacitada de por vida. El director de mi colegio le dijo a mi mamá que me enviara a una escuela para niños especiales pero ella se rehusó.

Oramos y fuimos con los mejores doctores en la ciudad hasta que sucedió un milagro y uno de los mejores especialistas de nuestra ciudad había encontrado un tratamiento para la enfermedad. Tuve que someterme a una complicada cirugía en la que insertaron una barra en la articulación de mi cadera, el doctor dijo que el proceso para ajustar y remover la barra sería una vez cada cuatro años de por vida para prevenir que la enfermedad fuera permanente. En el colegio se me permitió un trato especial y no debía asistir a todas las clases hasta que me gradué después de media década y 4 cirugías.

Finalmene Dios hizo que ocurriera otro milagro al curar mi enfermedad permanentemente después de la cuarta cirugía. Eso me dejó con muchos efectos secundarios como bajos niveles de inmunidad y enfermedades comunes como fiebre de vez en cuando. Mi mamá pensó que no podría llegar a ser un adulto independiente así que se había resignado a cuidarme por siempre. Pero yo empecé a trabajar después de graduarme del colegio, también quería sostenerme por mis propias piernas.

A pesar de mi salud delicada decidí no renunciar y continuar trabajando. Hasta que tuve un accidente en el 2012, tuve una fractura múltiple dejando mi codo en pedazos. Me tomó 6 meses recuperarme pero volví a trabajar después de 4 meses y después de trabajar por 8 largos años, dejé de trabajar ya que me di cuenta que quería vivir mi sueño de ser cantante-dobladora de voz. 

Después de decidirme a tomar el riego de dejar mi trabajo pago, empecé a estudiar canto clásico. Ha pasado año y medio desde que empecé (A parte de varias presentaciones en nuestra ciudad en esta última década), ahora busco audiciones y en espera de una oportunidad y con la gracia de Dios mis esfuerzos dan frutos poco a poco. Desde lo que era hasta lo que soy hoy.

Puedo decir que me encargué de derrotar la derrota al superar mis debilidades y hacerlas mis fortalezas. Mi camino apenas ha empezado y es una senda muy difícil. Pero todo lo que tengo para decirle a quienes nunca creyeron en mi es ... ¡MÍRENME!

 ---

Querida Smitha,
Eres una campeona de corazón. Tomaste una decisión de no rendirte y te mantuviste en ella. De eso es de lo que están hechos los campeones. Tu fortaleza, paciencia, perseverancia puede inspirar el día de hoy a otros. Lo que me inspira personalmente es que tu visión no era sólo ser normal y vivir libre de dolor, sino que apuntaste más alto que eso, querías ser autosuficiente a través de tu pasión por el canto. ¡Realmente admirable! Todo mi amor y más poder para ti.

- Hithik Roshan


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada